“Cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas; cuando vean que no pueden detenerte, te dirán cómo tienes que hacerlo; y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti”.
John C. Maxwell

Fallo en EEUU. Multinacional deberá pagar USD 4.700 millones porque su talco para bebés habría desarrollo cáncer.

Johnson & Johnson deberá pagar USD 4.700 millones porque su talco para bebés habría contribuido a que 22 mujeres desarrollen cáncer. Tras un juicio que duró seis semanas, un jurado de EEUU dictaminó la culpabilidad de la empresa por haber vendido el producto con asbesto.  El veredicto afirmó que el asbesto del talco de Johnson & Johnson contribuyó a que desarrollaran cáncer de ovario. El jurado anunció que la compañía debe pagar 4.140 millones de dólares como indemnización punitiva y 550 millones como indemnización compensatoria después de un juicio de seis semanas en la Corte de Circuito de San Luis en los EEUU.  Mark Lanier, abogado de las demandantes, dijo en un comunicado que Johnson & Johnson habría encubierto evidencia de asbesto en sus productos por más de 40 años. Expertos médicos testificaron durante el juicio que el asbesto, un conocido carcinógeno, está entremezclado con el talco mineral, que es el principal ingrediente en esos productos. Los abogados de las demandantes dijeron que se hallaron fibras de asbesto y partículas de talco en el tejido ovárico de muchas de las mujeres.

Johnson & Johnson calificó el fallo como injusto. Añadió que apelará, como lo ha hecho en otros casos en los que el fallo ha favorecido a otras demandantes. Johnson & Johnson sigue confiando en que sus productos no contienen asbesto y no causan cáncer ovárico, y tiene la intención de utilizar todos los recursos de apelación disponibles, dijo la portavoz Carol Goodrich.

En otro juicio similar, Stephen Lanzo, recibió USD 30 millones de compensación; su mujer, Kendra, USD 7 millones. La decisión correspondió a un jurado de la ciudad de New Brunswick, que responsabilizó a Johnson & Johnson por el 70% de los daños y a Imerys, proveedora del talco, por el 30% restante. Stephen Lanzo, empleado bancario, dijo que usó productos de talco de bebé durante más de 30 años, y que al inhalar el polvo de esos productos aspiró los asbestos que contiene.  Los asbestos, dijo, le causaron mesotelioma, una forma rara de cáncer que afecta el tejido protector que cubre los pulmones. Johnson & Johnson rechazó la suposición: su talco para bebés —insistió, tras otros casos similares— no contienen asbestos ni causan cáncer, pero no realizó comentarios específicos porque el jurado todavía tiene que expedirse sobre cargos punitivos.

Otro jurado de Los Ángeles (EEUU) condenó al gigante farmacéutico y de productos de higiene Johnson & Johnson (J&J) a pagar 417 millones de dólares por no advertir del riesgo de cáncer vinculado al uso de sus productos de talco. La denunciante, Eva Echeverría, se le diagnosticó cáncer de ovarios en 2007. En su declaración por este caso, Echeverría aseguró que usó un producto de Johnson Johnson durante décadas.

A Eva Echeverría se le extirpó el tumor pero no pudo asistir al juicio por su delicado estado de salud  Durante el juicio, los representantes de la compañía afirmaron que varios estudios científicos, así como agencias federales, incluyendo la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), no habían encontrado que los productos de talco fueran cancerígenos. También citaron un estudio de la Universidad de Harvard del año 2000 que en el marco del Estudio Nacional de Salud de Enfermeras, estudió a más de 121 mil mujeres, de las cuales 78.630 afirmaron haber utilizado talco. El cáncer de ovario apareció en 307 de ellas. Ante estos resultados, los investigadores afirmaron que no había una “asociación general” entre la utilización del talco y el cáncer de ovario, aunque afirmaron que hubo una “modesta elevación del riesgo” para tipo específico de la enfermedad. Ese tipo, que es el cáncer ovárico seroso invasivo, es el que tiene la damnificada, según los documentos judiciales. Por su parte, la compañía dijo que apelará contra el veredicto de este caso y defendió que la ciencia sostiene que sus productos son seguros.

 

Fuente: Infobae, Los Ángeles Times, La Vanguardia, Clarin y otros